Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de junio de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 15/06/2014
SER  POSITIVO  (1)

  

La  educación  no  consiste  en  corregir  los  defectos,  en  insistir  en  que  los  corrija  el  educando,  sea  hijo  o  alumno.  Eso  no  le  va  a  cambiar.  La  educación  consiste  en  desarrollar  lo  bueno  que  el  educando  muestra  para  que  con  esa  fortaleza  pueda  dominar  sus  flaquezas.  Y  esta  estrategia  vale  para  toda  persona.

[TAMBIÉN    EN    NUESTRO    BLOG:
unsoploenelcogote.blogspot.com]


En  concreto,  consiste  en  desarrollar  sus  valores,  sus  motivaciones  positivas,  como  la  amabilidad,  la  confianza,  la  libertad  de  elección,  el  respeto  por  la  vida,  la  esperanza,  todas  ellas  voces  del  verbo  amar.

En  cierta  ocasión,  una  persona  pasó  por  un  campo  deportivo  en  que  un  entrenador,  -un  buen  entrenador,  por  lo  que  se  dirá-,  estaba  desarrollando  su  tarea.  Como  esta  persona  tenía  confianza  tanto  con  el  entrenador  como  con  sus  jugadores,  se  le  ocurrió  decirle  a  uno  de  estos  deportistas  que  había  fallado:  -¡Qué  fallo,  hombre!  Pero  el  entrenador,  para  confusión  de  esta  persona,  le  anuló  dirigiéndose  así  al  deportista:  -¡Bien,  chaval,  sigue  intentándolo;  tú  puedes!

Si  queremos  consolidar  lo  bueno  en  aquellos  a  quienes  educamos,  o  sencillamente  en  una  persona  con  quien  nos  relacionamos,  es  imprescindible  alabárselo.  Cuando  encontremos  algo  bueno  en  los  hijos,  en  los  alumnos,  en  los  amigos,  o  en  general,  en  aquellos  con  quienes  convivimos,  hemos  de  decírselo.  Porque  evidentemente,  todos  tenemos  cosas  buenas  y  malas.  Pero  si  hacemos  un  listado  de  las  buenas  y  otro  de  las  malas,  predominará  con  toda  seguridad  lo  bueno  con  respecto  a  las  deficiencias  que  podamos  observar  en  cualquier  persona.

Muchos  padres  aman  a  sus  hijos,  pero  nunca  se  lo  dicen.  Por  supuesto,  se  tiene  que  querer  a  los  hijos;  también  a  los  niños  o  jóvenes  a  quienes  educamos  y  además,  debemos  estimar  a  aquellos  con  quienes  nos  relacionamos.  Pero  es  muy  importante  que  todos  aquellos  a  quienes  atendemos,  sepan  que  los  estimamos;  esto  ¡es  esencial!

Lo  mismo  que  prodigar  el  aplauso,  la  alabanza,  como  hemos  anticipado  ya.  Pues  el  aplauso  es  la  forma  más  eficaz  de  consolidar  lo  bueno  que  tienen  las  personas.  El  aplauso,  por  ejemplo,  en  el  escenario  habremos  observado  que  es  como  una  caricia  psicológica  con  la  que  los  pequeños  artistas  –y  también  los  menos  pequeños-    adquieren  confianza  en  sí  mismos. 

Es  muy  sencillo  practicar  el  ser  positivo.  Por  ejemplo,  si  casualmente    observamos  que  un  chico,  o  una  chica  ha  leído  bien  en  público,  tenemos  la  oportunidad  y  no  nos  cuesta  nada  decirle:  -Lo  has  hecho  bien;  lo  has  dicho  como  un  buen  locutor  de  radio,  o  como  una  buena  presentadora  de  televisión.  Comprobaremos  que  esta  manera  positiva  de  hablarles  funciona  de  maravilla  y  les  ayuda  a  avanzar  en  su  desarrollo  como  personas.

Ahora  bien,  hay  que  decírselo  de  tal  manera  que  sepan  que  aún  hay  tarea  por  delante;  no  conviene  hacerles  creer  que  ya  han  llegado  a  la  cumbre.  Es  lo  que  hubo  que  explicarle  a  un  chico  llamado  Pelé,  que  jugaba  muy  bien  al  fútbol  y  que  como  tal  había  salido  en  los  papeles  locales.  Su  entrenador  le  dijo  aparte:  -Si  te  lo  crees,  ha  acabado  tu  carrera.  Hizo  caso,  ¡y  vaya  si  ha  conseguido  ser  una  persona  respetable  y  rey  del  fútbol!

También  en  todo  esto  de  ser  positivo  es  válida  aquella  sentencia  de  Francisco  de  Sales:  “Se  cazan  más  moscas  con  una  gota  de  miel  que  con  un  barril  de  vinagre”.

Por  tanto,  amiga,  amigo,  ¡a  ser  positivo!,  a  alabar,  a  aplaudir  lo  bueno  de  la  gente.  Yo  también  me  apunto  el  primero  a  esto  de  ser  positivo:  Apreciada  lectora,  apreciado  lector,  te  estimo  y  estoy  feliz  de  considerarme

Tu  amigo,
Francesc
(1) Adaptación  del  artículo  de  José  Antonio  San  Martín  en  el  Boletín  Salesiano



 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:13
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21438 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379