Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  18
  de marzo de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 30/06/2014
¡QUÉ  BELLEZA,  DIOS  MÍO!

  

¿Qué  tal  amiga,  amigo?  ¿Cómo  va  el  verano,  o  el  invierno  si  lees  la  reflexión  en  el  hemisferio  sur?  Pues,  creo  que  el  mensaje  de  esta  quincena  en  esta  ocasión  te  vale  de  todos  modos,  porque  calienta  y  a  la  vez  refresca:  la  belleza.  Sin  lugar  a  dudas,  algo  esencial  para  nuestra  existencia,  que  nos  atrae  y  nos  fascina,  conmoviendo  todo  nuestro  ser.

Cuando  era  muchacho,  y  seguí  con  el  misterio  de  esta  expresión  muchos  años,  recordaba  la  frase  de  un  pariente  mío  pintor.  Si  había  hecho  un  viaje  este  pariente  y  había  captado  en  su  gira  un  atardecer,  un  paisaje…  encantador  –yo  creo  que  no  necesitaba  tomar  apuntes  de  los  colores,  sólo  algunos  trazos  de  la  disposición  del  escenario  natural  visto-  decía  al  comentarlo:  “Això  té  eixa  cosa”  (Valenciano:  Eso  tiene  “esa  cosa”). 

Lo  repetía  tantas  veces  que  me  quedé  con  la  tan  expresiva  frase  para  el  pintor,  pero  que  tan  poco  me  decía  a  mí:  “eixa  cosa”.  Hasta  que  dándole  vueltas,  un  día  entendí  que  lo  que  significaban  aquellas  dos  palabras  era  la  belleza,  la  sorpresa  de  lo  bello  que  extasiaba  al  artista  y  que  le  llenaba  de  un  placer  íntimo.  Y  que  también  le  abría  una  necesidad,  un  impulso  de  gozo  creativo  para  plasmarlo  en  color  y  forma  sobre  el  lienzo. 

Pero  entre  aquello  que  nos  fascina  y  atrae  del  mundo  natural,  está  por  encima  de  todo,  la  belleza  del  hombre,  o  de  la  mujer,  del  ser  humano.  No  hay  duda  que  un  día,  en  un  momento  conmovedor,  nos  sorprende  un  rostro,  un  cuerpo,  una  forma  de  ser  que  nos  atrae  de  tal  manera  que  no  podemos  dejar  de  pensar  en  ella,  o  en  él  por  muchos  días  (meses  o  años). 

No  podemos  hacer  análisis,  separaciones  de  esta  percepción  tan  agradable  nuestra,  pero  hemos  de  reconocer  con  sinceridad  que  si  nuestra  mirada  es  pura,  si  no  convertimos  en  ídolo  la  persona  admirada,  encontramos  en  ella  unidos  dos  aspectos  de  nuestra  esencia:  el  bien  y  la  belleza,  cosa  que  los  griegos  ya  habían  descubierto.  Vemos  unida  a  una  belleza  arrolladora,  también  una  bondad,  que  puede  conjugarse  en  comprensiva,  o  en  alegre,  o  en  que  sabe  compartir,    o  en  que  es  solidaria…  Vemos  una  gran  belleza,  pero  también  una  persona  que  respetar  y  amar. 

Nuestra  mirada  hacia  la  belleza  es  pura,  y  no  vemos  a  la  persona  admirada  como  un  ídolo,  cuando  echamos  a  funcionar  la  verdad  y  no  nos  ofuscamos.  Entonces  podremos  decir  al  contemplar  a  nuestra  mujer  u  hombre  rebosantes  de  belleza:  -“Dentro  de  ti  circula  una  corriente  de  belleza,  pero  tú  no  eres  la  Belleza”  (Zygmunt  Krasinski). 

Porque  la  Belleza  es  Dios.  Y  en  alguna  ocasión,  aprovechando  precisamente  nuestra  placentera  experiencia,  nos  puede  decir,  sin  palabras,  con  una  sonrisa  comprensiva:  -¡Qué  hermosa  y  buena  es  esta  mujer  que  estás  admirando,  o  ese  hombre  que  te  hace  soñar!  Pero  es  sólo  reflejo  del  encanto,  de  la  felicidad  que  yo  quiero  y  te  puedo  dar  estando  junto  a  ti. 

Tu  amigo,
Francesc


 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:3
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21344 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379