Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de junio de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 18/07/2014
MARÍA  DE  BETANIA:  LA  INTIMIDAD

  

(Descubrir  el  amor  del  Maestro)  Al  través  del  tiempo  hay  muchos  quienes  han  descubierto  el  Amor  de  Jesús  de  Nazaret:  Pablo  de  Tarso,  Juan  de  la  Cruz,  Ignacio  de  Loyola,  San  Juan  Bosco…Y  han  intentado  dar  una  respuesta  personal  al  Maestro  que  los  amaba.  En  resumen,  una  historia  de  amor.  Trataremos  de  ver,  de  adivinar  por  lo  menos,  esta  historia  de  amor  que  aún  se  hace  presente  y  nueva  hoy  día.

TAMBIÉN,  EN  EL  BLOG:  unsoploenelcogote.blogspot.com


Es  una  historia  de  amor.  Porque  sin  palabras,  tanto  la  sobrecogedora  naturaleza,  -el  amanecer,  la  noche  de  luna,-  como  las  agradables  sorpresas  humanas  se  transforman  en  llamadas  al  corazón  para  decirte  Jesús  que  te  ama  y  que  quiere  estar  contigo.  Pero  de  todas  esas  señales  de  amor  la  que  nos  llega  más  es  la  de  la  cruz;  es  la  marca  de  su  extraordinario  amor,  porque  ha  dado  la  vida  por  quienes  ama.

¿Alguna  vez,  ante  el  desvalimiento,  la  precariedad  de  alguien  a  quien  amas  no  has  prometido  dar  la  vida  por  ella,  por  él?  ¡Qué  atrevimiento,  ¿no?!  Porque  esto  ya  le  pasó  a  Pedro,  que  le  dijo  al  Maestro:  -¡Daré  mi  vida  por  ti!  -¿Qué  darás  tu  vida  por  mí?  Antes  de  que  el  gallo  cante  dos  veces,  me  negarás  tres,  -le  advirtió  Jesús.  Y  es  que  nuestro  amor  es  eso,  un  amor  humano,  débil,  que  sucumbe  y  traiciona,  que  niega,  o  aún  peor,  que  cae  en  el  olvido.

Pero  Jesús  nos  quiere  mostrar  su  amor  fiel,  indiviso;  su  amor  de  amante  hasta  darse  a  sí  mismo.  Al  menos  Pedro  lloró  su  traición  al  Maestro.  Porque  al  alcanzarle  su  mirada  de  amor  sin  condiciones  no  pudo  resistir.

Entre  quienes  han  descubierto  que  Jesús  les  amaba,  hay  en  especial  una  mujer,  María  de  Betania.  Ella  quedó  fascinada  por  el  amor  del  Señor.  Se  encontraba  en  su  casa  a  los  pies  del  Maestro,  escuchando  sus  palabras  consoladoras  y  verdaderas.  Su  hermana  Marta  servía  y  Lázaro,  el  hermano  de  las  dos  estaba  a  la  mesa  con  Jesús.  Juan  nos  cuenta  lo  que  sucedió:

“Jesús,  seis  días  antes  de  la  Pascua,  fue  a  Betania,  donde  estaba  Lázaro,  a  quien  había  resucitado  Jesús  de  la  muerte.  Le  ofrecieron  allí  una  cena,  y  Marta  servía;  Lázaro  era  uno  de  los  que  estaban  sentados  con  él  a  la  mesa.  Entonces  María,  tomando  una  libra  de  perfume  de  nardo  auténtico  de  mucho  precio,  le  ungió  los  pies  a  Jesús  y  le  secó  los  pies  con  el  pelo.  Y  la  casa  se  llenó  con  la  fragancia  del  perfume 
Pero  Judas  Iscariote,  uno  de  sus  discípulos,  el  que  iba  a  entregarlo,  dijo: 
-¿Por  qué  razón  no  se  ha  vendido  ese  perfume  por  trescientos  denarios  de  plata  y  no  se  ha  dado  a  los  pobres?
Dijo  esto  no  porque  le  importasen  los  pobres,  sino  porque  era  un  ladrón,  y  como  tenía  la  bolsa,  se  llevaba  lo  que  echaban.
Dijo  entonces  Jesús:
-¡Déjala!,  que  lo  guarde  para  el  día  de  mi  sepultura;  pues  a  los  pobres  los  tenéis  siempre  entre  vosotros,  en  cambio  a  mí  no  me  vais  a  tener  siempre.”

María  no  calculó;  como  suele  pasar  con  los  enamorados,  quienes  no  tienen  en  cuenta  la  matemática.  María  se  dejó  llevar  de  su  amor,  y  su  corazón  decidió  darle  a  su  Señor  lo  más  valioso  que  tenía  guardado  para  ella,  el  perfume  de  nardo  auténtico.  El  Señor  le  hizo  un  guiño  de  lo  que  ella  ya  sabía:  -¡Déjala!,  que  lo  guarde  para  el  día  de  mi  sepultura.  Es  decir,  que  María,  figura  y  modelo  de  todo  discípulo  de  Jesús,  no  olvide  después  de  su  resurrección,  que  el  Maestro  ha  dado  la  vida  por  él,  por  ella.

Amiga,  amigo,  ¡ojalá  nos  viéramos  envueltos  –yo  creo  que  sí-  en  esta  historia  de  amor;  la  mayor  historia  de  amor  jamás  experimentada!

Vuestro  amigo,
Francesc



 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:2
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21438 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379