Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de enero de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 31/07/2014
VELAR  POR  LA  VIDA

  

Estimados  amiga,  amigo:
En  esta  quincena  nos  sumergiremos  -¡ojalá  fuera  en  la  fresca  agua,  por  estas  tierras!,  ¡y  calentita  donde  ahora  es  invierno!-  en  algo  tan  esencial  y  de  tanto  valor  como  es  la  vida.  Y  trataremos  de  entender  algo  más,  el  lema  que  nos  pone  en  alerta  en  la  custodia  de  este  inapreciable  bien:  “Velar  por  la  vida”. 

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  Unsoploenelcogote.blogspot.com


Velar  por  la  vida,  en  primer  lugar,  entendemos  que  no  es  una  vocación  exclusiva  de  las  madres,  aunque  es  su  primera  función.  Porque  esta  tarea  la  han  de  compartir,  primeramente,  con  los  padres.  Pero,  también  la  deben  tener  como  vocación  quienes  se  dedican  a  la  medicina,  a  la  sicología,  a  la  educación…  y  corresponde  también  tenerla  a  una  larga  serie  de  personas  que  tienen  por  fin  la  atención  al  ser  humano.  Y  aún  más,  es  que  en  verdad  esta  atención  al  hermano  es  una  vocación  y  una  responsabilidad  de  toda  persona.  ¿Qué  significa,  si  no,  aquella  pregunta  de  Yahvé  a  Caín:  “Dónde  está  tu  hermano”? 

La  contestación  de  Caín:  ¿Soy  yo  acaso  el  guardián  de  mi  hermano?,  es  la  actitud  contraria,  aquella  que  en  justicia  debemos  evitar.  ¿Qué  hacer,  entonces,  para  que  no  nos  ocurra  con  tanta  frecuencia  este  desatino  de  abandonar  al  hermano?  Ángel  Fernández  Artime,  Superior  de  los  religiosos  salesianos,  responde  así:  -Es  necesaria  una  revolución  de  la  ternura.   

A  propósito  de  esta  revolución  que  propone  el  Padre  salesiano,  hace  apenas  unos  días  contemplé  esta  escena  conmovedora:  Una  persona  no  tan  mayor  caminaba  con  mucha  dificultad,  dando  tumbos.  No  se  encontraba  bien,  se  le  notaba  en  los  movimientos  y  en  el  habla.  Para  su  fortuna,  una  pareja,  de  mediana  edad,  le  auxiliaba  tomándolo  del  cuerpo  para  enderezar  su  caminar.  Le  decían  su  nombre  propio,  le  hablaban  con  dulzura  (¿te  has  pasado  algo,  no?,  ahora  a  casa)  –No,  contestaba  balbuciendo.  Para  ir  a  casa  se  suponía  que  había  de  subir  una  calle  cuesta  arriba,  en  los  dos  sentidos,  físico  y  moral…  Pero  los  dos  amigos,  él  y  ella,  continuaban  acompañándole  y  dedicándole  ternura. 

¡Qué  hermoso  -y  de  justicia  para  el  hermano-  decidir  revolucionar  nuestras  tendencias  de  comodidad,  de  interés  egoísta,  de  temor,  y  lo  que  es  aún  peor,  de  indiferencia,  de  burla,  de  rechazo…  y  convertirlas  en  ternura,  en  dar  con  sencillez  y  cordialidad  la  ayuda  que  necesita  ella  o  él,  sea  quien  sea!

Siempre  nos  alegra  ver  en  las  redes  sociales  imágenes  y  comentarios  positivos  sobre  la  vida:  unos  cachorros  de  perro  jugueteando,  la  noticia  de  un  bebé  que  sufre  una  enfermedad  rara,  para  el  que  se  pide  ayuda,  una  expresión  de  buen  humor  que  nos  hace  sonreír…  Porque  quien  comunica  esto,  desata  un  caudal  de  ternura,  un  claro  aprecio  por  la  vida.  Y  nos  hace  caer  en  la  cuenta  que  celebrar  la  vida  y  velar  por  la  vida  van  unidos,  y  es  la  respuesta  más  encantadora  que  dar  a  nuestra  realidad  humana.

Aunque  tú,  amiga,  amigo  -yo  también,  y  todos-  no  hemos  de  olvidar  cuidarnos  a  nosotros  mismos,  con  la  misma  ternura.

Francesc  Soler



 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:3
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21287 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379