Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  18
  de marzo de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 15/08/2014
LA  ESTRATEGIA  DEL  RETO

  

El  reto,  ya  sabemos,  es  la  propuesta  que  se  le  hace  a  alguien  para  que  supere  una  prueba,  normalmente,  con  una  contrapartida  a  cambio.  En  la  presente  reflexión  quincenal  vamos  a  sacarle  el  jugo  cuanto  más  podamos  a  esta  interesante  estrategia.  La  han  empleado  muchos,  con  toda  seguridad  también  nosotros,  pero  tal  vez  sin  concederle  demasiado  valor. 

Y  EN  NUESTRO  BLOG:  Unsoploenelcogote.blogspot.com



En  este  asunto  de  los  retos,  de  los  desafíos,  es  muy  conocida  la  historia  sucedida  a  Juan  Bosco,  -el  admirable  educador  y  padre  de  la  juventud-,  cuando  aún  era  joven  estudiante  en  Chieri  (Italia).  Ocurrió  que  Juan  y  un  saltimbanqui,  que  había  llegado  al  pueblo,  aceptaron  mutuamente  un  reto  múltiple,  que  consistía  en  vencer  en  un  salto  de  altura,  en  otro  de  longitud  y  en  una  carreara  de  velocidad.  Las  pruebas  concertadas  se  llevaron  a  cabo  en  las  calles  y  alrededores  de  la  citada  ciudad. 

En  este  caso,  la  historia  nos  asegura  que  ganó  el  muchacho  a  todo  un  profesional,  el  cual,  hubo  de  cumplir  las  condiciones  que  se  habían  impuesto  de  común  acuerdo.  Entre  ellas,  el  pago  de  una  comida  a  Bosco  con  sus  amigos.  Podemos  imaginar  la  inyección  de  prestigio  conseguida  por  el  joven  Juan  ante  sus  amigos.  Esta  estrategia,  sabemos  que  la  siguió  practicando  Don  Bosco,  ya  sacerdote  educador,  con  sus  jóvenes.

Respecto  a  los  retos,  recuerdo  otra  anécdota  “desafiante”  que  quisiera  relatar:
Era  en  julio,  cuando  el  tour  de  Francia  estaba  en  plena  efervescencia,  y  en  la  prueba  francesa  corrían  el  español  Perico  Delgado  y  el  irlandés  Sean  Kelly.  Para  hacer  hablar  en  inglés  a  los  españoles  que  asistían  a  un  curso  de  este  idioma  en  Irlanda,  al  inspirado  profesor  irlandés  no  se  le  ocurrió  otra  idea  que  esta,  afirmar  sin  rodeos:  -“Sean  Kelly  es  el  mejor  (the  best),  Perico  Delgado  no  es  el  mejor”.  Como  podéis  imaginar,  los  alumnos  españoles  saltaron  como  un  resorte  defendiendo  en  inglés  a  su  compatriota,  y  además,  con  razón.  Ahora  bien,  ¡ya  les  había  hecho  hablar  en  inglés!,  que  es  lo  que  quería  aquel  profesor  pelirrojo,  simpático  y    por  cierto,  ¡listo!

En  el  terreno  afectivo,  te  puede  pasar  también  lo  siguiente:  Cuando  alguien  a  quien  aprecias  mucho,  pero  que  no  ves  apenas,  te  dice  en  esa  muy  contada  ocasión  de  encuentro:  -“¡No  te  acuerdas  de  mí,  ya  no  te  acuerdas  de  mi  nombre!”  Estoy  seguro  que  en  vez  de  decirle:  -“No  es  verdad,  no  me  puedo  olvidar  de  ti;  me  acuerdo  de  ti  muchas  veces  al  día”.  Descartas  esa  frase,  le  sonríes  y  haces  la  firme  promesa  de  nunca  jamás  olvidar  su  nombre.  Con  lo  cual,  quien  te  ha  retado,  ha  conseguido  su  propósito,  ¿no?

El  reto,  pues,  es  una  estrategia  que  funciona.  Que  hace  desarrollar  al  máximo  nuestras  habilidades,  a  fin  de  cumplir  el  desafío  que  nos  han  planteado.  O  bien,    para  obtener  un  beneficio  moral,  práctico  o  afectivo,  cuando  somos  nosotros  los  que  desafiamos.

Los  retos  a  veces  son  completamente  desproporcionados.  En  la  Biblia  es  famosísimo  el  reto  del  gigante  Goliat  al  ejército  de  Israel  acampado  frente  al  de  los  filisteos.  Sólo  acepta  el  reto  un  muchacho,  el  hijo  pequeño  de  Jesé,  el  conocido  David.  Ni  el  rey  Saúl  ni  ningún  soldado  de  su  ejército  se  atreven  a  aceptar  el  desafío  del  gigante.  Sólo  el  joven  con  su  sencilla  habilidad  de  pastor  hondero  hace  frente  a  Goliat.  Sin  embargo  no  hemos  de  olvidar  que  en  la  Biblia  podemos  realizar  otra  lectura  más  profunda,  en  este  y  en  otros  casos:  La  mirada  de  Dios  no  es  como  la  nuestra,  él  mira  el  corazón  y  la  necesidad  de  quien  se  ampara  a  él.

En  esta  ocasión,  mi  reto  contigo,  es  el  de  considerarme  con  toda  confianza, 

Tu  amigo
Francesc



Por: tarcisio 30/08/2014

  
Meditando  sobre  los  retos  que  se  nos  van  presentando  en  el  camino  de  los  peregrinos  hacia  el  Paraíso,llegué  a  "los  Signos  de  los  tiempos"  de  los  que  nos  alertó  San  Juan  XXlll  (Juan  el  bueno)
y  llegué  hasta  ellos  através  del  templo  de  la  Virgen  de  los  Desamparados  en  el  Sector  V,  de  Elche,  lleno  a  tope  de  feligreses,  dentro  del  mismo  y  en  la  calle  sin  poder  entrar,para  despedir  a  Evelio  Laico  Coadjutor  Salesiano......¿Acaso  esta  participación  masiva  hoy,  no  es  un  signo  para  los  tiempos  espirituales  que  corren  en  Elche?
¿Acaso  otros  laicos  del  Movimiento  Salesiano,  a)  Coadjutores  que  componen  nuestra  Comunidad  Ilicitana,  b)Laicos  Cooperadores  c)Laicos  Antiguos  Alumnos  d  )Laicos  docentes  (entre  otros),  no  debemos  fomentar  vocaciones  para  continuar  "il  lavoro  lavoro  lavoro"de  Evelio?
Don  Bosco  enseñó:  cada  miembro  de  la  familia  Salesiana  debe  santificarse  en  lo  que  hace  y  esa  actitud  pasa  por  atender  los  Signos  de  los  tiempos


 Página: 1 de 1.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:8
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21344 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379