Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de enero de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 15/09/2014
LA  ALEGRÍA  Y  EL  OPTIMISMO,  MEDICINA  IDEAL  (1)

  

Cuando  nos  aprieta  el  zapato,  nos  lo  quitamos  y  buscamos  la  solución;  tal  vez  sea  una  piedrecita  que  se  nos  ha  colado  entre  la  suela  y  la  planta  del  pie.  Cuando  nos  invade  la  tristeza  o  la  falta  de  ilusión,  tenemos  también  un  remedio,  una  medicina  natural:  la  alegría  y  el  optimismo. 

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  UNSOPLOENELCOGOTE.BLOGSPOT.COM


Además,  podemos  comprobar  que  si  hacemos  las  cosas  con  fe,  es  decir,  ilusionados,  creyendo  en  lo  que  llevamos  entre  manos…  las  cosas  funcionan  de  otra  manera,  se  nos  nota,  no  podemos  disimularlo,  ponemos  en  movimiento  todo  lo  que  somos,  arrastramos  también  a  quienes  nos  ven;  generamos  ilusión,  movimiento,  vida  a  nuestro  alrededor.

Esta  modalidad  de  vivir  la  vida  se  puede  expresar  con  una  palabra  que  entendemos  muy  bien:  la  alegría.  La  alegría  se  declina  de  varias  formas;  a  veces  es  la  comprensión  con  que  nos  atendemos  a  nosotros  mismos,  y  a  quienes  están  con  nosotros.  Otras  veces,  se  puede  concretar  como  compasión  o  ternura,  que  hace  más  sinceras  y  consistentes  nuestras  relaciones  personales.  En  ocasiones,  la  alegría  puede  tomar  el  carácter  de  la  consolación,  o  elevar  el  vuelo  de  la  esperanza,  de  la  confianza  en  el  futuro.  Y  siempre,  se  entiende,  que  si  practicamos  la  alegría,  celebramos  la  vida,  hacemos  fiesta.

Los  niños  nos  señalan  con  su  natural  transparencia  qué  valor  tan  alto  tiene  la  alegría.  Para  ellos,  la  alegría  y  el  juego  son  su  ley.  Los  maestros,  los  profesores  lo  saben:  Si  empieza  el  curso  y  estos  educadores  se  presentan  con  una  nube  de  tristeza,  de  preocupación,  ésta  se  disipa  nada  más  escuchar  las  voces,  los  gestos,  las  miradas  y  las  sonrisas  de  niños  y  jóvenes.  Pues  su  forma  de  expresarse  rezuma  ese  bello  compartir  de  vida  y  de  optimismo,  que  llamamos  alegría.  Que  cura  y  alivia  verdaderamente  el  desaliento  y  la  tristeza. 

Lo  entendió  muy  bien  el  maestro  y  padre  de  los  jóvenes,  Don  Bosco.  Al  principio  de  su  obra  por  los  jóvenes,  comprendió  que  éstos  tienen  hambre  de  vida,  cosa  que  no  se  puede  atender  sin  poner  a  su  alcance  un  gran  caudal  de  alegría.  Pero,  ¿qué  tipo  de  alegría?  Se  trata  ante  todo  de  una  "alegría  querida”,  es  decir,  que  no  brota  por  casualidad  de  alguna  situación,  sino  que  quien  maneja  este  tipo  de  alegría,  lo  tiene  prometido  e  integrado  en  su  proyecto  de  vida.  Don  Bosco  nos  advirtió  que  quien  quiera  que  haya  alegría  en  su  ambiente,  ha  de  poner  los  medios.

Sabemos  de  alguien  que  tenía  un  medio  curiosísimo  para  educar  utilizando  la  alegría.  La  alegría  es  atractiva.  Cuando  esta  persona,  por  cierto,  profesor,  observaba  que  los  jóvenes  de  su  Instituto  andaban  dispersos,  desorientados  -diríamos-  por  los  patios,  pero  necesitados  de  una  buena  palabra,  aseguran  que  llamaba  a  dos  o  tres  muchachos  de  aquellos  y  les  contaba  algún  chiste  que  les  hiciera  reír  estruendosamente.  Automáticamente,  acudía  un  buen  grupo  de  compañeros  estudiantes  al  lugar,  atraídos  por  aquellas  llamativas  risas.  Y  ese  era  el  momento  que  el  profesor  aprovechaba  para  decir  las  palabras,  por  cierto,  atractivas  e  inteligentes,  que  sabía  estaban  necesitando  los  chicos.

¡A  practicar  la  alegría!  ¡Esa  medicina  que  cura  tantas  cosas  provenientes  de  la  ensombrecida  familia  de  la  tristeza,  la  melancolía  o  el  mal  humor!

Vuestro  amigo
Francesc 


(1) Inspirado  en  el  artículo  de  Carme  Candell  en  el  Boletín  Salesiano  español.


 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:10
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21287 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379