Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de enero de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 29/09/2014
FUNCIÓN  VICARIA

  

La  palabrita  “vicaria”  nos  puede  sonar  extraña.  Bueno,  tal  vez  sepamos  que    el  ‘vicario’  es  el  sacerdote  que  sustituye  al  cura  párroco  en  una  parroquia.  También  se  dice  que  el  papa  es  el  vicario  de  Cristo.  Y  de  forma  general,  esta  palabra  designaría  ‘el  que  hace  las  veces  de’.  La  ‘función  vicaria’  la  puede  desempeñar  una  persona  que  ante  la  precariedad,  la  pequeñez,  el  desamparo  de  otra,  decide:  -Yo  haré  lo  que  debía  hacer  esa  persona.  Pagaré  lo  que  ella  debía  pagar…

Y  TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  UNSOPLOENELCOGOTE.BLOGSPOT.COM


Según  esto,  vemos  muy  claro  que  los  menores,  los  pequeños,  los  abandonados  son  los  primeros  que  por  su  situación  reclaman  esa  función  vicaria.  ¿A  quién?  Los  niños  y  menores,  en  primer  lugar  a  sus  madres  y  a  sus  padres;  de  hecho  el  bebé  se  alimenta  de  su  madre,  o  por  mano  de  su  madre,  o  bien  de  su  padre  o  de  otros  adultos;  no  digamos  el  todavía  no  nacido,  del  que  todo  su  ser  depende  de  la  madre.
 
Pero  hay  necesidades  en  los  pequeños  que  no  son  primordialmente  físicas,  como  la  educación,  y  que  requieren  también  esa  función  vicaria  (alguien  ha  de  entregarse  para  procurar  el  desarrollo  del  menor).

Cuando  se  realiza  una  donación  de  órganos,  o  de  sangre  para  una  transfusión,  entonces  esta  acción  toma  también  el  sentido  de  darse  para  el  otro.  Es  una  función  vicaria.

Lo  mismo  sucede  si  hay  un  enfermo,  pues  la  persona  que  lo  cuida,  lo  asiste,  lo  acompaña,  en  esta  ocasión  hace  funciones  vicarias,  ya  que  los  cuidados  hacia  el  enfermo  consisten  en  ofrecer  las  propias  energías  como  extensión  de  las  facultades  que  ahora  el  enfermo  tiene  mermadas.

En  la  vida  hay  muchos  de  esos  “gestos  vicarios”,  tal  vez  no  tan  llamativos,  pero  si  los  observamos  con  atención,  están  cargados  del  amor  con  que  se  hacen.  Por  ejemplo,  quien  consuela,  realmente  carga  con  las  penas  del  otro,  y  con  ello,  le  libera  del  sufrimiento,  le  ayuda  a  superarlo.  Quien  escucha  de  verdad,  ‘se  olvida  un  tanto  de  sí  mismo’,  pero  da  valor,  consolida  a  la  otra  persona;  la  salva,  -y  ella/él  crece  interiormente.  Quien  ríe  o  sonríe,  comunica  y  comparte  vida;  la  da.   

Pero,  sin  duda,  la  función  vicaria  por  excelencia  es  la  del  que  ofrece  su  vida  por  otro.  Así,  conforme  suena,  es  estremecedor;  no  se  comprende.  Tal  vez  porque  no  tenemos  en  cuenta  el  amor.  Pues  los  enamorados  sí  que  se  lo  dicen  de  esta  manera:  -‘Te  quiero;  te  doy  mi  vida;  mi  vida  es  tuya’.  Claro  que  “obras  son  amores,  que  no  buenas  razones”,  nos  pone  en  alerta  el  sabio  refrán  español.

En  ocasiones,  nos  sucede  que  las  circunstancias  hacen  que  carguemos  con  la  cruz  de  los  otros.  Pero,  no  importa,  porque  si  lo  hacemos,  entramos  a  realizar  esa  función  de  entrega,  de  amor.  A  Simón  de  Cirene  le  obligaron  a  llevar  la  cruz  de  Jesús  de  Nazaret.  Y  ha  pasado  entre  los  cristianos  como  aquel  que  es  capaz  de  cargar  con  la  cruz  de  los  demás.  En  este  sentido,  los  cristianos  ven  en  Jesucristo  al  mejor  Cireneo;  él  pagó  por  nosotros.

De  la  reflexión  de  esta  quincena  se  puede  concluir  que  estás  –yo  el  primero-  invitada,  o  invitado  a  agradecer  a  nuestros  ‘vicarios’  y  ‘vicarias’,  su  amor,  su  entrega  por  nosotros.  A  la  vez  que  se  nos  invita  también  a  ejercer  de  ‘vicaria’  o  ‘vicario’,  para  crecer  en  nuestro  amor,  vivir  más  felices  y  remediar  tanta  necesidad.


Tu  amigo,
Francesc 



Por: Susi 30/09/2014

  
A  Simón  de  Cirene  le  obligaron  a  llevar  la  cruz  de  Jesús    de  Nazaret.  No  me  puedo  imaginar  lo  que  llegaría  a  pesar.  Pero  imagino  que  se  la  quitarían  de  encima  en  el  mismo  Gólgota  para  crucificar  a  Jesús.  Simón  de  Cirene  también  fue  partícipe    de  la  resurrección  de  Jesús,  aunque  las  escrituras  no  nos  cuentan  nada  al  respecto.  Nadie  que  se  acerque  a  Jesús  aunque  sea  por  curiosidad  o  por  obligación  sale  con  el  corazón  vacío.  La  cruz  no  es  el  final  del  camino  sino  un  paso  hacia  la  resurrección,  "la  vida  nueva  con  Cristo  Jesús".  Entiendo  que  ser  vicario  por  amor  a  Jesús  es  acompañar  al  necesitado  a  la  luz  de  la  resurrección    para  que  el  mismo  encuentre  la  libertad  que  Dios  le  da.  Y  no  quedarnos  con  el  cansancio  del  camino  y  en  el  mismo  Gólgota.
Según  la  tradición  los  hijos  de  Simón  el  Cirineo  Rufo  y  Alejandro  se  hicieron  misioneros.  El  hecho  de  que  mencione  sus  nombres  sugiere  que  pudo  tratarse  de  personajes  relevantes  en  el  cristianismo  primitivo.



Por: tarcisio 04/10/2014

  
Y  yo  me  pregunto  ¿quien  hace  de  Vicario  de  nuestros  Partidos  Políticos?  ¿de  nuestros  Bancos?  ¿de  nuestros  hospitales?  ¿de  nuestras  Prisiones?  ¿de  nuestro  Ayuntamiento?  ¿  de  nuestras  Universidades?
Con  la  que  está  cayendo  en  nuestro  entorno,  podemos  ver  con  claridad  la  necesidad  de  Vicarios  que  tienen  las  personas  que  dirigen  esas  Instituciones,criticarlos  sin  entrar  al  ruedo,es  cosa  facilonga,el  asunto  está  en  arrimarse  a  ellos,apoyarlos,controlarlos,corregirlos,hacerles  ver  que  son  "administradores  temporales"del  Bien  Comun  de  todos  los  Ciudadanos,que  no  son  propietarios  del  poder,que  no  deben  comportarse  como  jefes  del  Pueblo  sino  como  servidores  del  Pueblo,apesar  de  llevar  varias  décadas  en  Democracia,existe  un  abismo  entre  los  dirigentes  y  el  Pueblo  de  base  ¿  no  será  que  nos  hemos  quedado  sin  Vicarios  en  esos  ambitos?
Para  empezar...¿cuántos  de  los  70  asisten  a  los  Plenos  del  Ayuntamiento?


Por: Miquel Sol 05/10/2014

  
Hombre,  Tarsicio,  veo  necesario  que  los  "vicarios"  -como  tú  los  entiendes-  estén  bien  formados  para  poder  hacer  una  intervención  eficaz  en  "la  cosa  pública".  Además,  me  cuesta  aplicarles  la  palabra  "vicario"  si  luego  no  se  entregan  a  mejorar  el  bien  público,  dado  que  la  función  vicaria  requiere,  de  alguna  forma  ofrecer  la  vida  por  los  demás,  y  no  a  la  inversa.  Te  agradezco  tu  aplicación  de  los  "vicarios"  al  terreno  público.  Gracias,  amigo.  Francesc


 Página: 1 de 1.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:7
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21287 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379