Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de enero de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 01/11/2014
OLER  A  OVEJA  (PAPA  FRANCISCO)

  

El  papa  Francisco  dice  que  los  pastores  (evangelizadores  o  cualquier  persona  que  se  dedique  a  la  atención  de  las  personas  necesitadas  –que  deberíamos  ser  todos),  tendríamos  que  oler  a  oveja,  es  decir  acercarnos,  mancharnos,  estar  al  mismo  nivel,  que  aquellos  a  quienes  atendemos.

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:
UNSOPLOENELCOGOTE.BLOGSPOT.COM


Un  amigo  me  ha  pasado  esta  información:  -Precisamente,  en  Argentina,  la  patria  y  tierra  de  Francisco,  hay  dos  pastoreos  muy  conocidos  y  practicados:  el  de  apacentar  las  vacas,  grandes  ganados,  enormes  manadas  de  bovinos  que  se  guían  a  caballo  para  llevarlos  a  los  pastos  abundantes  en  las  dehesas  argentinas.  El  otro  pastoreo  es  el  de  los  rebaños  de  ovejas,  que  se  pastorean  a  pie,  en  contacto  siempre  con  las  reses,  al  cuidado  en  corto  de  ellas.

Naturalmente,  estas  dos  modalidades  de  pastoreo,  no  son  lo  mismo.  La  altura,  la  distancia  del  ganadero  a  caballo  que  guía  a  sus  reses,  provisto  de  un  palo  largo,  no  es  igual  que  la  del  pastor  que  conoce  de  cerca  las  ovejas,  que  por  fuerza  “huele”  a  oveja.

Encontramos  en  este  último  pastoreo  de  ovejas,  las  características  del  verdadero  pastor.  Sin  quitarle  mérito  al  vaquero  a  caballo,  dedicado  a  su  faena,  el  pastor  de  ovejas  está  cercano,  conoce  los  problemas  de  cada  oveja,  pone  nombre  a  cada  una  de  ellas  y  la  llama  por  su  nombre.  Comparte  su  camino,  a  pie,  curando  sus  heridas  cuando  se  lastiman.  Tanto  si  se  han  metido  por  un  charco  peligroso,  como  si  se  han  asomado  a  un  precipicio,  el  pastor  no  sólo  vigila  a  sus  ovejas,  sino  que  se  mete  en  el  charco  para  calibrar  el  peligro,  y  si  lo  hay  les  azuza  los  perros  para  que  salgan  fuera  del  fangal,  para  que  no  se  hundan  en  él. 

Además,  al  igual  que  ellas,  conoce  el  cansancio  de  la  travesía  y  la  polvareda  que  se  levanta  en  el  trasiego  por  las  veredas.  Pero  también,  cuando  han  llegado  al  manantial,  las  abreva  con  la  límpida  agua  y  sestea  con  ellas,  compartiendo  esos  momentos  deliciosos  a  la  sombra  de  la  alameda.  Siempre  con  el  ánimo  despierto,  aunque  los  fieles  perros  hacen  su  trabajo  de  maravilla.  Luego,  es  el  momento  de  sentarse  en  el  ribazo  a  tomar  un  reconfortante  mate.

El  día  ha  pasado.  Hoy  no  ha  llovido.  Va  preparando  todo  para  la  noche.  Pero  el  pastor  siempre  vela.  Se  acurruca  en  un  rincón  tapado  con  su  capa.  La  noche  ha  caído  bajo  un  ciclón  de  estrellas.  Se  va  espesando  el  silencio.  Ahora  toca  dormir.  Las  ovejas  están  bien  protegidas.  Pero  el  pastor  estará  en  un  constante  duermevela. 

Hasta  que  a  la  mañana  siguiente  pueda  prepararse  el  bombillo  y  animarse  con  el  primer  mate  del  día,  para  empezar  la  jornada,  con  “sus”  ovejas:  Fina,  Perdigona,  Lucita,  Bella,  Saltarina…  que  irán  tomando  el  sendero  confiadas,  guiadas,  protegidas  por  él. 

Podemos  ser  madres,  padres,  estudiantes,  médicos  o  mecánicos:  Todos  tenemos  esa  llamada  interior  a  cuidar  de  "nuestra  hermana  o  hermano".  No  estaría  mal  que  reflexionáramos  sobre  la  forma  en  que  somos  "fraternales"  (hermanos)  con  los  que  tenemos  relación.  En  realidad,  con  todos  los  seres  humanos,  con  quienes,  queramos  o  no,  estamos  conectados.  ¿Estamos  tan  cercanos  con  ellas,  con  ellos  como  nos  indica  el  papa  Francisco?

La  Organización  de  de  Naciones  Unidas  también  nos  lo  indica:  "Todos  los  seres  humanos  nacen  libres  e  iguales  en  dignidad  y  derechos  y,  dotados  como  están  de  razón  y  conciencia,  deben  comportarse  "fraternalmente"  los  unos  con  los  otros"  (Artículo  1).
 
Vuestro  amigo,
Francesc




Por: tarcisio 02/11/2014

  
Aquello  que  se  ha  dicho  del  pastoreo  es  también  típico  de  Uruguay,  Brasil  y  Paraguay.


 Página: 1 de 1.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:5
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21287 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379