Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  18
  de marzo de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 29/12/2014
DON  BOSCO,  BUEN  PASTOR

  

Estamos  a  principios  de  enero  -por  cierto,  ¡Feliz  Año  2015!-  mes  en  que  los  amantes  del  gran  educador  Don  Bosco  le  dedican  sus  días  para  celebrarlo.  Su  festividad  es,  con  todo,  el  31  de  este  primer  mes  del  año.  Y  se  celebra  con  gran  alegría,  pues  su  estilo  de  tratar  a  los  jóvenes  se  reconoce  como  un  precioso  regalo  para  la  humanidad.  No  está  mal  dedicarle  un  espacio  y  unos  minutos  en  esta  reflexión  quincenal.  Nos  puede  ayudar  a  bucear  en  el  interior  del  Padre  y  Maestro  de  la  juventud. 

¿Qué  hay  en  el  interior  de  Don  Bosco?  Las  raíces  de  su  vida,  y  por  tanto  de  su  proyecto  educativo  -gracias  a  Dios  tan  difundido  por  sus  numerosos  seguidores  en  todo  el  mundo-  son  esencialmente  cristianas.  Su  modelo  es  Jesús,  el  Buen  Pastor.  Al  final  de  un  episodio  que  relataremos,  y  del  que  salió  milagrosamente  vivo,  Don  Bosco  descubrirá  con  lucidez  su  vocación.  En  aquel  momento  hará  esta  rotunda  promesa:  “He  prometido  al  Señor  que,  hasta  el  último  aliento,  estaré  al  servicio  de  mis  pobres  muchachos”.

Desde  entonces  su  entrega  será  generosa,  su  donación  total  para  quienes  se  siente  llamado  por  Dios.  Pero  lo  que  en  esta  ocasión  se  quiere  resaltar  es  que  los  destinatarios  preferidos  de  su  servicio  son  “sus  pobres  muchachos”.  Don  Bosco  pondrá  todas  sus  energías,  físicas,  intelectuales  y  de  corazón  a  disposición  de  los  “más  pobres  y  abandonados”.  Si  lo  queremos  expresar  de  otra  forma:  el  Padre  de  la  Juventud  había  entendido  aquellas  palabras  de  Jesús  cuando  la  “multiplicación  de  los  panes  y  peces”:  “Y  al  desembarcar  vio  (Jesús)  una  gran  muchedumbre  y  se  compadeció  [padecer  con]  de  ellos,  porque  eran  como  rebaño  que  no  tiene  pastor,  y  se  puso  a  enseñarles  con  calma”. 

Jesús  ayudó  a  los  pequeños  y  agobiados:  cojos,  ciegos,  leprosos,  viudas  desamparadas,  ajusticiados,  paralíticos,  angustiados,  enfermos;  y  si  se  acercó  a  gente  de  otro  nivel  fue  por  su  condición  de  “pecadores”:  ladrones,  prostitutas  que  sentían  el  peso  de  su  “culpa”  y  andaban  también  desorientados  y  angustiados.

De  acuerdo  a  esto,  el  gran  educador  de  los  jóvenes  sintió  como  propias  las  necesidades  de  los  jóvenes  concretos  de  la  periferia  de  Turín  en  los  años  de  la  primera  industrialización.  Y  se  acercó  a  ellos  para  darles  el  alimento  del  cuerpo  y  el  alimento  del  espíritu  que  necesitaban.  Cosa,  que  no  es  tan  fácil  realizar.  Es  ya  una  ayuda  preciosa  educar  a  un  joven  durante  cierto  tiempo.  Pero  si  no  se  le  educa  para  toda  su  vida,  si  no  se  llega  a  padecer-con-él  sus  miserias,  sus  deficiencias,  sus  tristezas  y  también  sus  ilusiones...Si  el  educador  no  se  entrega  como  un  padre,  como  un  amigo,  como  una  madre,  la  ayuda  a  ese  joven,  a  esa  chica  queda  a  medio  camino.  Don  Bosco  se  entregó  así  de  entero,  fue  el  buen  pastor  de  cada  muchacho,  y  del  ambiente  que  se  vivía  en  su  Oratorio,  es  decir,  de  todo  el  rebaño.

Pero,  ¿no  se  iba  a  contar  el  suceso  que  provocó  esa  tan  fuerte  promesa  de  Don  Bosco?  –Sí.  Fue  este:  Los  primeros  años  de  su  trabajo  educativo  con  los  jóvenes  de  Turín  fue  agotador.  Aparte  de  la  falta  de  recursos,  tampoco  disponía  de  un  lugar  fijo  y  menos  todavía  de  un  edificio  donde  cobijarlos  y  de  un  patio  propio  donde  pudieran  divertirse.  Estaba  solo  y  habiendo  de  remediar  tanta  necesidad  de  todo  tipo  para  sus  muchachos…  llegó  un  momento  en  que  no  pudo  más  y  cayó  al  suelo  desvanecido.  Cuando  recobró  el  conocimiento  habían  pasado  muchas  horas,  los  muchachos  no  habían  parado  mientras  tanto  de  rezar  y  hacer  promesas  para  que  no  falleciera  y  les  dejara  solos…  Don  Bosco  entonces  vio  claro  que  el  que  siguiera  con  vida  se  lo  debía  a  ellos,  ¡les  debía  la  vida!

Amiga,  amigo  si  no  tenemos  una  llamada  tan  exigente  como  la  del  fantástico  educador  Don  Bosco,  por  lo  menos  su  actitud  vital  nos  anima  a  entregarnos,  a  amar  cuanto  más  podamos.

          Vuestro  amigo
          Francesc


 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:2
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21344 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379