Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  18
  de marzo de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 15/01/2015
TOTAL  FASCINACIÓN  POR  DON  BOSCO

  

Don  Bosco  ejercía  una  fascinación  total  hacia  cualquier  persona.  Su  poderoso  atractivo  incluía  jóvenes  y  adultos  de  todas  las  condiciones.  Su  capacidad  de  enamorar,  siempre  conservando  los  límites,  era  incuestionable.  Y  lo  más  curioso  es  que  tenía  ese  poderoso  atractivo,  aunque  no  lo  conocieran  personalmente,  en  América  Latina  o  en  España;  en  Francia  o  en  Italia.  Y  lo  más  inusitado,  es  que  esa  fascinación  llega  hasta  nosotros  en  este  lejano  2015  en  que  se  cumplen  nada  menos  que  200  años  de  su  nacimiento.  Su  bicentenario.

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  Unsoploenelcogote.blogspot.com


Don  Bosco  era  “una  personalidad  simpática,  atrayente,  rica  en  afectividad  intensísima,  siempre  controlada,  sin  embargo  expresada,  comunicada,  visible”,  según  palabras  del  salesiano  historiador  Francesco  Motto  (1),  que  sigue  así:  "Don  Bosco  era  amadísimo  por  sus  muchachos,  por  eso  no  es  de  extrañar  que  monseñor  Gastaldi  escribiera  en  un  periódico  en  1849:  “Ningún  padre  recibe  más  caricias  de  sus  hijos,  todos  le  rodean,  todos  quieren  hablarle,  todos  besarle  la  mano”.

Se  tienen  testimonios  de  estas  afirmaciones.  El  autor  salesiano  antes  señalado  nos  refiere  el  siguiente,  del  antiguo  alumno  de  Don  Bosco  de  45  años,  quien  habiéndose  hecho  militar  y  profesor  militar,  escribe  así  a  su  exdirector  de  Valdocco,  con  quien  se  había  encontrado  poco  antes:

"Mi  querido  Don  Bosco:  sin  duda  tendrá  razón  en  quejarse  de  mí;  sí,  pero  crea  que  siempre  le  he  querido,  y  le  querré.  Yo  encuentro  en  usted  todo  consuelo  y  admiro  sus  gestos  desde  lejos,  pero  nunca  he  hablado  ni  he  permitido  hablar  mal  de  usted;  siempre  le  he  defendido.  Veo  en  usted  a  quien  dirigía  mi  alma  en  cualquier  circunstancia;  quedé  confundido,  estático,  electrizado  ante  sus  razonamientos;  fueron  fuertes  y  sentidos:  dejó  en  mí  un  desconcierto  y  me  dejó  fascinado  hasta  el  punto  de  ver  que  siempre  me  ama  apasionadamente.  Sí,  querido  Don  Bosco.  Creo  en  la  comunión  de  los  santos  (según  la  cual  el  bien  de  todos  los-as  cristianos-as  se  comparte);  nadie  mejor  que  usted  sabe  y  conoce  mi  corazón  y  podrá  decidir.  Por  esto  concluyo:  aconséjeme,  ámeme,  perdóneme  y  encomiéndeme  a  Dios,  a  Jesús,  a  María  Santísima  (…).  Le  mando  un  beso  de  corazón  y  le  hago  profesión  de  fe  de  que  le  quiero  mucho”.

Pero  también  desde  Brasil  el  gran  misionero  salesiano  Don  Lasagna  escribía  en  1883:  “Es  tan  grande  el  entusiasmo  y  la  estima  que  tiene  aquella  gente  (de  Río  de  Janeiro)  por  Don  Bosco,  que  a  sus  ojos  le  basta  que  uno  sea  su  hijo  (salesiano)  para  que  deba  ser  un  santo  y  un  talento”.

En  fin,  todo  este  desbordante  afecto  es  producto  del  manejo  del  cariño  y  la  dulzura  propia  de  Francisco  de  Sales,  y  que  da  nombre  a  la  familia  salesiana.
 
En  cuanto  a  la  distancia  en  el  tiempo,  se  puede  afirmar  que  aquello  que  da  sentido  a  un  antiguo  alumno  salesiano,  aún  hoy  día,  no  es  la  unión  a  sus  maestros  –que  tiene  su  bien  valorado  puesto-,  sino  el  amor  de  Don  Bosco.  Con  razón,  los  jóvenes  que  han  conocido  a  Don  Bosco  disfrutan  en  corear:  ¡Se  nota,  se  siente,  Don  Bosco  está  presente!

Siempre  es  posible  hacer  más  vibrantes  las  cualidades  del  corazón  en  cada  uno,  intentando  agradar,  compartir  de  tal  manera  con  quienes  se  convive,  que  se  pueda  decir  que  más  que  amigas-os,  son  hermanas-os,  hijas-os,  padres  o  madres,  por  la  intensidad  de  nuestro  cariño  hacia  ellos.

          Vuestro  amigo,
          Francesc
 
(1)  "Caminar  tras  las  Huellas  de  Don  Bosco.  De  la  Historia  a  la  Vida,  Hoy".  2007   

 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:11
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21344 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379