Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  18
  de marzo de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 31/01/2015
LA  VIDA  ES  PARA  DARLA

  

“El  dramaturgo  francés  Paul  Claudel  hace  exclamar  a  uno  de  los  protagonistas  de  “La  Anunciación  a  María”:  “¿Para  qué  es  la  vida  sino  para  darla”?  Con  este  título,  es  encantador  el  artículo  aparecido  en  el  periódico  español  ABC  en  que  José  Luis  Restán  presentaba  la  noticia  de  la  nueva  repatriación  por  ébola,  (a  España  desde  Malí)  de  la  médico  de  la  ONG  Médicos  Sin  Fronteras  (MSF). 

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  Unsoploenelcogote.blogspot.com


No  me  resigno  a  desaprovechar  la  fuerza  con  que  el  autor  redacta  sus  reflexiones.  Por  lo  que  he  preferido  citar  al  pie  de  la  letra  sus  pensamientos.  Los  párrafos,  por  tanto,  entrecomillados  son  del  autor  citado,  José  Luis  Restán.
 
Es  una  agradable  sorpresa  y  es  a  la  vez  aleccionador,  encontrar  en  la  reseña  de  José  Luis  Restán  estos  anónimos  protagonistas  que  cita  de  la  lucha  contra  el  ébola:  “La  avanzadilla  de  este  combate  contra  el  ébola  la  nutren  misioneros  (como  nuestros  salesianos  y  hermanos  de  San  Juan  de  Dios,  en  primera  línea  de  fuego)  y  miembros  de  ONG  como  Médicos  sin  Fronteras  (MSF)”.
 
En  esta  otra  cita,  el  columnista  nos  amplía  la  noticia  que  ocupaba  los  periódicos  del  día  en  España:  “La  doctora  española,  miembro  de  MSF,  ha  podido  contagiarse  al  sufrir  un  pinchazo  con  una  aguja  con  la  que  había  administrado  su  tratamiento  a  un  enfermo”  de  ébola.  “Rápidamente  ha  sido  trasladada  al  hospital  Carlos  III  de  Madrid,  donde  se  comprueba  si  ha  sufrido  contagio  y  recibirá,  en  su  caso,  el  tratamiento  adecuado”.   
 
Hasta  aquí,  aquello  que  es  la  información  tal  cual.  Sin  embargo,  de  acuerdo  a  quién  es  y  a  quiénes  representa  la  afectada,  la  referida  noticia  ha  de  tener  una  más  honda  consideración,  cosa  que  algunos    periodistas  de  la  crítica  hacen,  pero  profundizando  en  las  aguas  revueltas  del  temor  y  del  miedo,  sin  tener  en  el  centro  de  su  consideración  a  las  personas  que  protagonizan  esta  lucha  sin  cuartel  contra  el  ébola,  como  la  doctora  médico,  repatriada  e  ingresada  ahora  para  su  observación  en  el  hospital  madrileño.  Así  lo  analiza  el  articulista  Restán: 
 
“El  primer  impacto  de  este  acontecimiento  no  debería  ser  de  nuevo  el  miedo,  ni  tampoco  el  revuelo.  Antes  bien  el  estupor:  ¿cómo  es  que  hay  gente  que  arriesga  su  vida  en  esa  frontera  del  dolor?  ¿Qué  raza  es  esa,  para  la  cual  la  propia  seguridad,  el  confort  y  la  carrera  no  dictan  el  camino  de  la  vida?    Entiendo  que  se  les  denomine  héroes,  pero  yo  prefiero  decir  sencillamente  que  son  hombres  y  mujeres  desde  la  raíz.  Gente  que  nos  recuerda  el  significado  de  nuestra  propia  vida,  a  aquello  a  lo  que  estamos  llamados  en  cada  una  de  nuestras  circunstancias  concretas,  por  grises  que  nos  parezcan”.
 
Valientes  preguntas  y  acertadísima  respuesta.  Nos  parece  que  puede  ser  bueno  responder  a  las  preguntas:  “¿cómo  es  que  hay  gente  que  arriesga  su  vida  en  esa  frontera  del  dolor?  ¿Qué  raza  es  esa,  para  la  cual…?”,  aparte  de  la  respuesta  ya  dada  tan  acertadamente  por  el  periodista,  una  más  concreta,  basada  en  la  definición  que  el  cardenal  español,  Marcelo  Spínola  daba  del  salesiano:

  “El  salesiano  es  el  hombre  de  la  abnegación  y  de  la  humildad  (…)  que  hace  el  bien  creyendo  que  no  hace  nada,  que  se  sacrifica  sin  darse  cuenta,  y  más  aún  casi  ignorándolo  y  que,  llegado  a  su  última  hora,  se  considera  el  último  de  los  servidores  de  la  Iglesia.  Va  donde  lo  mandan,  toma  las  cosas  y  las  acepta  como  son  y  construye  su  nido  lo  mismo  entre  las  ramas  floridas  como  sobre  la  piedra  más  saliente  de  una  áspera  y  desnuda  roca  (los  que  luchan  contra  el  ébola).  Sus  virtudes  características  son  no  lamentarse  nunca,  aunque  todo  vaya  contra  él  y  no  dejarse  abatir  jamás  esperando  siempre  en  la  providencia”.
 
Que  conste  que  este  retrato  del  salesiano  es  un  ideal,  y  que  vamos  acercándonos  a  él  lo  más  que  podemos,  pero  mucho  más  nuestros  bravos  misioneros,  entre  los  que  también  englobo  a  todos  los  que  trabajan  en  esos  campos  en  que  lo  prioritario  es  arriesgar  la  vida  por  los  demás.
 
Vuestro  amigo
 
Francesc.


 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:13
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21344 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379