Himo del cincuentenario  
| Buzón Registrarse Opina Directorio



nosotros | noticias | contacto | album | enlaces | b. de trabajo | multimedia | áreas | tienda
  20
  de junio de 2019
Tu nick:   |   Tu clave:   |    
  |   Olvidé mi contraseña |
 
Ir a la página de inicio
Por: FRANCESC SOLER ALBA 15/03/2015
EL  ÉXTASIS

  

La  felicidad  que  siente  el  niño  es  para  siempre,  y  lo  moldeará  para  siempre.

Apreciada  amiga,  amigo:  Hoy  reflexionaremos  sobre  el  éxtasis.  Seguiremos  la  línea  del  columnista  Eduardo  Jordá,  quien  nos  dice  que  el  adjetivo  feliz  es  insuficiente  para  describir  lo  que  siente  un  bebé,  un  niño  cuando  es  feliz,  cuando  “se  extasía”,  por  ejemplo,  al  jugar  con  su  papá,  o  cuando  la  mamá  le  escucha,  le  canta  o  le  acaricia. 

TAMBIÉN  EN  NUESTRO  BLOG:  UN  SOPLO  EN  EL  COGOTE.BLOGSPOT.COM


Él  nos  asegura  que  hay  dos  realidades  de  felicidad.  La  primera,  la  "felicidad”  entendida  en  el  sentido  normal,  nos  dice  que,  como  terrena  que  es,  está  destinada  a  desaparecer.  ¿Y  la  otra  felicidad  que  podríamos  llamar  “éxtasis?

Esa,  el  "éxtasis",  según  también  Eduardo  Jordá,  "se  puede  decir  que  son  unos  momentos  raros  en  la  vida  en  que  salimos  de  nosotros  mismos  y  alcanzamos  otra  dimensión  de  la  realidad.  Momentos  en  los  que  no  sabemos  bien  lo  que  nos  sucede,  pero  sabemos  que  eso  nos  está  “trascendiendo  y  afectando  para  siempre”.

Tenemos  un  testimonio,  si  no  convincente,  al  menos  impactante,  que  puede  ayudar  a  entender  este  fenómeno  del  “éxtasis”.  Es  el  suceso  del  conocido  científico  y  teólogo  francés  Blas  Pascal:

A  finales  de  1654  tiene  lugar  un  hecho  trascendente  en  la  vida  de  Pascal.  Blas  Pascal,  siguiendo  las  recomendaciones  de  leer  la  Biblia,  de  orar,  de  meditar,  de  un  buen  amigo  suyo,  una  vez  retirado  a  su  habitación,  comenzó  a  leer  la  pasión  de  Cristo:  en  este  pasaje  él  se  vio  como  Judas  que  entregaba  a  Jesús,  como  Pedro  que  le  negaba;  era  también  su  mano  la  que  clavaba  a  Jesús  en  la  cruz.  Transportado  y  con  fiebre  comenzó  a  escribir  su  Memorial  en  un  trozo  de  pergamino,  descubierto  cosido  al  dobladillo  de  su  ropa  después  de  su  muerte,  y  que  decía:

«En  noviembre  23  de  1654,  desde  las  10.30  a  las  12.30  de  la  noche.  FUEGO.  Dios  de  Abraham,  Dios  de  lsaac,  Dios  de  Jacob,  no  de  los  filósofos  ni  de  los  letrados.  Certidumbre,  certidumbre,  sentimiento,  gozo,  paz.  Dios  de  Jesucristo...Jesucristo...  Que  nunca  sea  separado  de  Él».

El  "éxtasis"  le  duró,  pues,  dos  horas.  Desde  entonces  Blas  Pascal  fue  otra  persona;  llevó  siempre  junto  a  él  su  Memorial  y  ajustó  su  vida  al  "éxtasis"  experimentado.  Para  él  fue  una  gozosa  llamada  del  Dios  vivo.

Por  supuesto  que  tú,  amiga  o  amigo,  puede  que  tengas  en  tu  vida  fenómenos  parecidos  a  este.  Pienso  que  lo  importante  de  ellos  es  el  significado  que  les  demos  -como  lo  hizo  Blas  Pascal-  para  orientar  nuestra  existencia,  independientemente  de  si  los  consideremos  verdaderos  "éxtasis",  o  bien  los  entendamos  como  sucesos  de  difícil  calificación.  Amiga,  amigo,  espero  que  esta  reflexión  no  te  haya  turbado  la  paz,  sino  que  continúes  sintiendo  la  felicidad.       

Tu  amigo,

Francesc.

(1)    Adaptación  en  parte  del  artículo  de  Eduardo  Jordá  en  el  periódico  Levante  (Valencia  -España).

 Página: 0 de 0.
Estamos registrados: 72  

Conectados ahora:1
Visitas hoy:77
Total visitas:80886
21438 días de presencia Salesiana en Elche.
© Antiguos Alumnos de Don Bosco - Elche • C/Puerta de la Morera, 24 • 03203 ELCHE • Teléfono: 966 613 121 - Fax:966 613 379